El vuelo de inspección de 19 horas en un Boeing 787 es parte del esfuerzo de la aerolínea para lanzar los vuelos más largos del mundo que conectan la costa este de Australia con Nueva York y Londres.

Si te encanta volar tanto como para pasar casi un día entero en un avión, Qantas está trabajando en lanzar el vuelo ideal para ti. El domingo 20 de octubre por la mañana, la aerolínea de bandera Australiana completó un vuelo comercial sin precedentes cuando uno de sus Boeing 787-9 aterrizó en Sydney a las 7:42 a.m. hora local después de un viaje sin escalas desde Nueva York de 19 horas y 15 minutos.

En este vuelo de prueba, es la primera vez que las dos ciudades se conectan en un solo tramo como parte del Proyecto Sunrise, un esfuerzo de Qantas para superar los límites de los vuelos comerciales. Aunque Qantas está bien versado en la operación de rutas de largo recorrido dado que Australia está lejos de prácticamente en todas partes, conectar Sydney y Melbourne con Nueva York y Londres hasta ahora ha estado fuera del alcance de esta aerolínea.

El vuelo 7879 partió de Nueva York el viernes por la noche cargado con 222,900 libras (101,000 kilogramos) de combustible para hacer el viaje. Dado que el 787-9 no tiene el alcance para completar el viaje de 10,000 millas (16,200 kilómetros) con una carga completa de pasajeros, el vuelo transportó solo 50 pasajeros y tripulación y sin carga. El avión era nuevo, acababa de salir de la línea de ensamblaje de Boeing cerca de Seattle.

 

Como parte del objetivo del Proyecto Sunrise de limitar el desfase horario (jetlag) y garantizar la salud de los pasajeros y la tripulación en vuelos largos, algunos expertos médicos estaban a bordo para monitorear los patrones de sueño de los pasajeros y el consumo de alimentos y bebidas. La tripulación de vuelo de cuatro miembros, que trabajaba en rotación, también usaba monitores EEG (electroencefalograma) que rastreaban las ondas cerebrales y el estado de alerta.

Si Qantas decide proceder con nuevos vuelos y gana la aprobación regulatoria necesaria, espera comenzar a volar a Nueva York y Londres para 2023, dice la aerolínea. Pero Qantas todavía necesita despejar un obstáculo crítico antes de poder hacerlo: necesita un avión que pueda hacer cualquier ruta con una carga completa. Tanto el nuevo Airbus A350-1000 como el Boeing 777X pueden tener el potencial necesario, pero la aerolínea aún no ha realizado ningún pedido.

Qantas ha operado un vuelo de 17 horas desde Perth a Londres sin escalas utilizando 787 desde 2016, pero los vuelos de Nueva York y Londres se convertirían en los vuelos más largos del mundo, con aproximadamente 19 horas cada uno. Los pasajeros de Nueva York ahorrarían una escala de cuatro horas en Los Ángeles, y los pasajeros de Londres ahorrarían una conexión en Singapur.

Feliz viaje…

Leave a Reply