Seleccionar página

A partir del 30 de junio, los viajeros que vuelen hacia Estados Unidos y lleven en su equipaje de mano más de 340 gramos de polvos serán sujetos a una revisión adicional.

La Administración de Seguridad de Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) anunció esta nueva implementación y señaló que si, en las revisiones de seguridad, las sustancias no pueden ser identificadas por los oficiales de la TSA, no serán admitidas en la cabina del avión.

Algunas sustancias podrán ser exoneradas, como polvos medicinales, fórmulas para bebé y restos humanos; por lo que les recomendamos llevar una prescripción médica o documento que avale el por qué viajan con dichas sustancias.

Otra recomendación para evitar una revisión extra, es llevar las sustancias en polvo en el equipaje documentado, ya que para éste no existe ninguna restricción.

En caso de que viajen con sustancias en polvo, se recomienda colocarlas en una bolsa de plástico y a la vista, como se hace con los productos líquidos, para agilizar la revisión.

Las sustancias en polvo adquiridas en el Duty Free del aeropuerto y que superen los 340 gramos, deberán estar selladas en una bolsa Secure Tamper Evident Bag.

Estas revisiones aplican para vuelos hacia Estados Unidos o sus territorios, así como para los pasajeros que tengan alguna conexión; sin embargo no aplica para salir de Estados Unidos.