Seleccionar página
No use el control remoto

Un estudio tras otro ha confirmado lo que los germofobos de todo el mundo han sabido durante mucho tiempo: las habitaciones de los hoteles son asquerosas y repugnantes piscinas de bacterias fecales. No vamos a entrar en detalles por si estás leyendo esto en tu hora de almuerzo, pero basta decir que no estarías fuera de lugar si usaras un traje contra materiales tóxicos dentro de tu habitación. Y aunque abundan las superficies no tan limpias, el culpable mayor es por lejos el control remoto del televisor. Aquí tiene algunas opciones: lleva algunas toallitas antibacteriales, descarga una aplicación para controlar la televisión o simplemente evita la televisión. Ah, y mientras tengamos tu atención … tampoco duermas sobre o debajo de la colcha. Confía en nosotros.

No deje objetos de valor tirados

Tal vez esto parezca obvio, pero hemos escuchado suficientes historias de robos en habitaciones de hotel que creemos que debemos mencionar: Ocultar sus objetos de valor. Ponlos en la caja fuerte si puedes (incluso si eso significa pagar una pequeña tarifa, seguro que supera el costo de tus pertenencias). Si no hay espacio disponible, y no deseas llevarlos contigo en todo momento, guarda tus objetos de valor en un lugar discreto, como dentro de un recipiente vacío de vitaminas o aspirinas. Sin embargo, los ladrones de hoteles conocen todos los escondites habituales, por lo que un plan aún mejor es dejar todos o la mayoría de tus objetos de valor en casa.

No olvides poner el letrero de “No molestar”

La gente tiende a ponerse juguetona en las habitaciones de hotel. Tal vez es solo el afrodisíaco natural de ser un lugar nuevo. ¿Quién sabe? El punto es que sucede … mucho. Pero esta es la cuestión: tsu habitación de hotel no es exactamente privada hasta que coloques el letrero de “no molestar”. Entonces, si quieres estar solo, asegúrate de que todos lo sepan primero. De lo contrario, la Ley de Murphy sugiere que tu momento íntimo puede no ser tan íntimo después de todo.

No reveles tu número de habitación

No digas tu número de habitación en voz alta al momento del check-in, en un restaurante o a ese simpático desconocido que acabas de conocer. Simplemente no es una buena idea. Si deseas reunirte con alguien nuevo, hazlo en un espacio público, preferiblemente uno que ni siquiera esté en tu hotel. Lo último con lo que quiere lidiar en tus vacaciones o viaje de negocios es un robo.

No abras la puerta

Es una reacción automática para algunas personas: llaman a la puerta y responden. No es Buena idea. Asegúrate de saber quién está allí antes de abrir la puerta, incluso si esperas a alguien, como el servicio de habitaciones. Del mismo modo, no dejes la puerta entreabierta si vas a buscar hielo o, en algunos lugares, usar el baño al otro lado del pasillo. Puede volver para encontrar tu habitación saqueada. Mientras sigamos con el tema de salir de tu habitación para buscar hielo, tampoco lo hagas en paños menores, o puedes terminar siendo un Meme de Internet.

Ni te acerques al Minibar

Los viejos tiempos de buscar en el minibar “solo para ver lo que hay allí” han desaparecido en muchas cadenas hoteleras. Esos refrigerios de precios exorbitantes ahora están vigilados que joya de museo. Incluso medio tocar un poco la barra de Snickers podría activar el sensor, ejecutando un cargo automático en tu factura de hotel.

No olvides buscar chinches

Son pequeños, son desagradables, y están prácticamente en todas partes en estos días, incluso en hoteles de alta gama. Las chinches son el primer (y peor) recuerdo del mundo: les encanta volver contigo a casa. Busca los signos incriminatorios de estas pequeñas enredaderas antes de dejar tus maletas en la cama o los muebles del hotel por un largo período de tiempo. Estate atento a las manchas de sangre o fecales de las criaturas en tus sábanas o colchones, la cabecera, el sofá, la silla y cualquier otro mueble. Tambien puedes comprar un atomizador específico para este tipo de insecto.

No bebas el agua del grifo

¿Has oído hablar de la agradable pareja británica que notó un sabor extraño en el agua potable en un hotel del centro de Los Ángeles? Resultó que la pareja (y los otros huéspedes del hotel) habían estado bebiendo de un suministro de agua contaminada por cadáveres durante semanas. Leíste bien: había un cadáver flotando y descomponiéndose en el tanque de agua de la azotea. Si bien este puede ser el caso más extremo de agua contaminada que hemos escuchado desde hace tiempo, ciertamente no es la única historia del agua que salió mal. Nuestro consejo: no bebas el agua del grifo, sin importar dónde te alojes. Nada bueno viene de eso. Compra botellas de agua mineral en la tienda mas cercana al hotel.

No uses los vasos de la habitación

Los vasos de vidrio que están en la mesa dela habitación o en el baño no son tan limpios. En un reportaje de una cadena de televisión colocaron unas cámaras secretas en ciertas habitaciones. Los videos mostraron como usaban los mismos paños de limpiar pisos y pocetas para limpiar los vasos. Lleva los tuyos de plástico o compra unos desechables.

Es probable que te hayamos quitados las ganas de quedarte en un hotel. Claro, aquí mencionamos casos extremos. Aunque lo del control remoto no es tan extremo. Pero a pesar de todos lo más probable es que disfrutes de tu estadía y la pases muy bien. Pero no está demás estar pendiente de estos detalles que puedes alterar la dinámica de tu viaje.

Buen viaje…