Seleccionar página

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), se estima que mas de 4 mil millones de pasajeros subirán a bordo de un avión en 2018. Algunos volarán por negocios; mientras que otros se irán a algún destino mágico para olvidarse del mundo real por un tiempo. ¿Lo sorprendente? La mayoría de estos pasajeros probablemente saben muy poco sobre los aviones en los que se están montando He aquí cinco datos interesantes sobre aviones.

No son luces de Navidad

¿Alguna vez has visto volar un avión por la noche y has notado que hay una luz roja en el ala izquierda y una luz verde en la derecha? Esos no son solo decoraciones. Son, de hecho, las luces de navegación de la aeronave. Originalmente utilizado por los buques marinos para ayudar a los capitanes a alejarse de las colisiones durante la noche, estas luces ahora se utilizan con el mismo propósito por los pilotos de aviones. Los aviones también tienen una luz blanca orientada hacia atrás en sus colas para que otros pilotos puedan decir si un avión se dirige hacia ellos o hacia afuera. Entonces, si miras por la ventana de tu avión, lo último que quieres ver es una luz verde delante de ti que está a la izquierda de una luz roja, porque eso significa que tienes un avión que se dirige hacia ti.

¡RATAS!

¿Odias la idea de tener una rata en tu avión? Bueno, si tu avión fuese a perder potencia y necesita hacer un aterrizaje de emergencia, estarías contento de tener la RAT (ram air turbine por sus siglas en inglés) en tu avión. El RAT es un pequeño molino de viento de emergencia que se despliega desde el ala o el fuselaje del avión cuando un avión pierde potencia. Al utilizar la corriente de aire de la aeronave, la RAT puede generar suficiente electricidad para mantener los sistemas vitales, como los controles de vuelo, operando de modo tal que un piloto pueda aterrizar la aeronave sin mayor inconveniente.

¡Tan insípido!

Si bien la comida de las aerolíneas se ha ganado una reputación de ser bastante horrible, en realidad puede no ser tan mala como creemos. Resulta que el “ambiente” de un avión puede jugar un papel importante en el sabor (o falta de sabor) de tus comidas. Recientemente, una organización de investigación alemana descubrió que la cabina de un avión, que normalmente está presurizada entre 6.000 y 8.000 pies, puede tener un efecto muy negativo en tus papilas gustativas. ¿Por qué? Debido a que tu capacidad para probar los productos dulces o salados se reduce en aproximadamente un 30 por ciento a gran altura. El aire seco de la cabina también puede entorpecer tu sentido del olfato, lo que a su vez puede disminuir tu capacidad de apreciar por completo los sabores de la comida.

Privacidad Privada

Solo recuerda esto si alguna vez quieres encerrarte en un baño de avión para desahogarte, llorar, meditar etc., las puertas de los baños nunca pueden bloquearse. Verás, debajo del letrero de “Lavatorio” en cada puerta hay un tornillo oculto que se puede usar para bloquear y desbloquear los baños desde el exterior. Este pequeño mecanismo engañoso también se puede utilizar para bloquear los baños durante los despegues y aterrizajes, de modo que nadie pueda escabullirse para ocuparse de cualquier negocio de último minuto.

Sólo Respira

En el caso improbable de que tengas que usar tu máscara de oxígeno, te sorprenderás al saber que tu suministro de oxígeno durará entre 12 y 20 minutos. Pero no te preocupes La única razón por la que necesitarías la máscara es porque cuando estás volando a grandes altitudes, el aire es más escaso y hay menos oxígeno. Así que, si tu cabina pierde presión repentinamente, esta máscara te proporcionará el oxígeno que necesitas para prevenir la hipoxia. Afortunadamente, de 12 a 20 minutos suele ser suficiente tiempo para que un piloto pueda bajar la aeronave a una altitud segura (10,000 pies o menos) donde ya no necesitarás la máscara para respirar. Pero cálmate, la probabilidad de que esto ocurra es casi nula. Así que ponte unos audífonos y desconéctate del mundo.

Buen viaje…