Seleccionar página

¿Qué viajero no ha experimentado el jet lag? Este trastorno molesto puede convertir un viaje largamente esperado en un círculo de fatiga e irritabilidad. Andas medio dormido a través de actividades, tienes dificultad para concentrarte, pierdes el apetito e incluso puedes sentir frío sin ningún motivo. Todo lo que realmente quieres hacer es taparte con la cobija y tratar de obtener el sueño que tanto necesitas.

Si bien no existe una forma infalible de evitar el jet lag por completo, existen varios remedios prometedores que pueden ayudarte a acelerar el proceso de recuperación.

Cuerpos en movimiento (lento)

Para entender cómo recuperarte del jet lag más rápidamente, es útil saber por qué estás sufriendo.

Cuando viajas rápidamente a través de varias zonas horarias, la velocidad de sincronización desincroniza tus relojes internos. Así es: relojes. Resulta que muchas partes del cuerpo humano tienen sus propios sensores de tiempo independientes, que se sincronizan a través de un “reloj maestro” en la glándula pineal del cerebro. La glándula produce melatonina, la hormona responsable de regular los relojes internos del cuerpo y establecer el ritmo circadiano de la persona, que es el patrón que te permite pasar de la somnolencia a la vigilia en un período de 24 horas.

Cuando se altera este cuidadoso equilibrio, experimentas un desfase horario. Las diferentes partes del cuerpo se ajustan a diferentes velocidades, y eso es lo que causa los síntomas clásicos de malestar gastrointestinal, confusión mental, insomnio y cambios de humor. Cuanto más viajas, e incluso la dirección en la que viajas, dicta cuánto te afectará; los viajes hacia el este, por ejemplo, provocan un jet lag más pronunciado que los que viajan al oeste.

Formas de engañar a la madre naturaleza

La mayoría de los remedios de jet lag funcionan engañando a los relojes internos del cuerpo para que se sincronicen más rápidamente. Los protocolos de ejercicio y ayuno, como la dieta Argonne Anti-Jet-Lag, han demostrado su eficacia para muchas personas. Otros han tenido buena suerte usando remedios suplementarios como los siguientes:

Melatonina

Tomado en pequeñas dosis – 0.5 a 5 mg, dependiendo de cómo responda tu cuerpo – la melatonina, la misma hormona que regula los relojes internos del cuerpo, puede reducir efectivamente los síntomas del desfase horario. Cuando vuelas hacia el este, debes tomar la primera dosis mientras está en tránsito; dosis posteriores deben tomarse 20-30 minutos antes de dormir. Los que viajan hacia el oeste pueden omitir la dosis inicial en vuelo.

Cajas de luz compactas:

Funcionan de la misma manera que los modelos más grandes, pero pueden caber fácilmente en un maletín o bolso de mano. Para reducir los síntomas del desfase horario, debes complementar tu exposición a la luz con la caja de luz una hora al día durante el mismo número de días que viajará a través de las zonas horarias. Para viajar hacia el este, usa la caja de luz justo después de despertarte. Cuando viajas hacia el oeste, exponte a la luz suplementaria justo antes de acostarte.

Tabletas que contienen Pycnogenol®

El extracto de la corteza del pino marítimo francés, comercializado bajo la marca Pycnogenol®, ha demostrado reducir significativamente los síntomas del desfase horario en varios estudios de investigación científica. La forma en que funciona este suplemento es reduciendo el edema cerebral o la hinchazón, así como la hinchazón en las extremidades externas. Las propiedades antiinflamatorias del extracto también lo hacen un preventivo útil para la trombosis venosa profunda y la hinchazón del tobillo, que también son riesgos de viajes aéreos a larga distancia. Idealmente, los compuestos que contienen Pycnogenol® deben tomarse antes y después del viaje.

Antes de tomar cualquier suplemento, o medicina siempre recomendamos que consultes a tu médico de confianza para evaluar cuál de las opciones mejor te conviene.

Feliz viaje…