Seleccionar página

Viajar siempre es divertido y emocionante, pero cuando estás a bordo de un avión durante horas con un centenar de extraños, hay muchas posibilidades de que puedas estar expuesto a algunos gérmenes. Durante la temporada de resfriados y gripe, lo último que deseas es que se te pegue la influenza o algún otro virus en tu camino a tu destino de vacaciones o viaje de trabajo. Si bien los aviones un criadero de gérmenes como algunos piensan, siempre puedes tomar algunas precauciones para evitar contraer la gripe mientras viajas. Aquí te damos algunos consejos.

1. Mantén la Distancia

El aeropuerto no es el lugar para tratar de hacer amigos. Mantente alejado de quienes lo rodean tanto como sea posible, porque las interacciones innecesarias con las personas pueden aumentar tu exposición a los gérmenes. Si puede, evita pararte entre muchedumbres o colas apretadas mientras esperas tu vuelo.

2. Lleva los productos adecuados

Algunos productos pueden ayudarte a protegerte de los gérmenes, y son bastante fáciles de conseguir. Las toallitas desinfectantes, por ejemplo, son una de las mejores opciones. Puedes comprar paquetes de toallitas desinfectantes de Clorox por ejemplo, y una vez que estés sentado en tu puesto, limpia superficies como la bandeja de la mesa, que es una de las áreas más sucias de la aeronave, apoya brazos y las hebillas del cinturón de seguridad. No te olvides de llevar botellitas de desinfectantes para manos, tamaño de viaje, para limpiarte las manos antes de comer.

No está demás que le ofrezcas al pasajero que está a tu lado una toallas desinfectante. Seguramente apreciará el gesto y a la vez agregarás otra capa de protección a tu entorno.

Las mascarillas también pueden ser beneficiosas. Evitarán que contraigas un virus por la vía nasal y oral. Sin embargo, recuerda que la gripe también puede contraerse a través de tus ojos, así que evita tocarte los ojos mientras viajas.

3. Fortalece tu sistema inmune

La inmunidad natural de tu cuerpo es tu mejor defensa contra la gripe mientras viajas, por lo que debes fortalecerlo antes de salir. Los productos que reforzan el sistema inmunitario incluyen una buena alimentación con muchas frutas y verduras.

También recuerda mantenerte hidratado, lo cual es difícil cuando viajas, ya que la ingesta de líquidos tiene un impacto directo sobre como tu cuerpo combate los gérmenes. Cuando estás bien hidratado, las membranas mucosas de tu cuerpo en la nariz y la boca están mejor equipadas para filtrar el aire que respiras. Además el aire seco del avión puede deshidratarte más rápido de lo normal. El aerosol nasal también puede ayudar a mantener tus membranas húmedas.

4. Prende la ventilación superior

La ventilación aérea hará circular el aire a tu alrededor, lo que te ayudará a protegerte de las gotas que se propagan cuando alguien cercano tose o estornuda. Si estás sentado al lado de alguien que está infectado, esto puede ayudar a evitar que los gérmenes aterricen sobre ti. También te hará sentir un poco más cómodo mientras viajas.

5. Empaca tu propia comodidad

Finalmente, trae tu propia almohada y una cobija de viaje, si tienes espacio. Si bien las aerolíneas intentan mantenerse al día con el lavado de las almohadas y cobijas a bordo, no se puede estar seguro de que estén recién lavados. Trayendo los tuyos agregará otra capa de protección.

Recuerda, estas precauciones están diseñadas para ayudarte a mantenerte sano, para que puedas ser productivo o tener la oportunidad de relajarte una vez que llegues a tu destino. La temporada de gripe no es una broma, y los viajes pueden aumentar tus probabilidades de infección, pero con algunas precauciones puedes tener la mejor posibilidad de mantenerte saludable.

Feliz Viaje…