Seleccionar página

¿Quién se ha perdido alguna vez en un laberinto? Admitámoslo, cuando los vemos tenemos más ganas de perdernos y explorar todos sus rincones que de encontrar la salida. Cada paso que das puede alejarte o acercarte, pero no importa, todos tenemos nuestros métodos para conseguir volver al exterior. Hoy os queremos mostrar 4 jardines laberínticos en el Mundo ¿Nos perdemos juntos? O si te atreves, solo. Siempre y cuando no hagas trampas para salir del laberinto usando tu teléfono móvil…

Te proponemos algunos de los jardines de laberinto más significativos para que te pierdas y dejes volar tu imaginación.

Longleat Hedge Maze, Longleat (Reino Unido)

Longleat Hedge Maze es considerado uno de los laberintos más grandes del mundo, con una longitud de vía de 2,7 kilómetros sobre 1,5 hectáreas. Los setos que acotan el camino tienen una altura de 3 metros, dificultando encontrar el camino que lleva a la meta, situada en una torre central que premia a quienes superan el desafío con la posibilidad de disfrutar de la vista de este laberinto desde la altura.

Abierto desde 1975, se tarda entre 20 y 90 minutos (según la pericia de cada uno) en realizar su recorrido. ¿Te encontrarás a la Reina de Corazones en tu camino?

Parque del Laberinto de Horta, Barcelona (España)

El parque del laberinto de Horta es el jardín más antiguo conservado en la ciudad de Barcelona. Este espacio, de estilo neoclásico en su inicio, cuenta con numerosas obras de arte con motivos mitológicos griegos que sirven para ambientar el principal atractivo de este parque, el laberinto, el cual está formado por 750 metros lineales de cipreses recortados, con una planta trapezoidal con forma de hacha doble como la que, según la mitología griega, tenía el famoso laberinto de Creta.

Sorprendentes simetrías, un pabellón dedicado a las musas, el susurro del agua de sus fuentes, corrientes y cascadas, el encanto de pinos, tilos o hiedra, te transportarán a lugares de fantasía. ¿Sabes que incluso tiene un falso cementerio?

Laberinto de Reignac-sur-Indre, Reignac-sur-Indre (Francia)

Sus 4 hectáreas de extensión conforman uno de los jardines laberintos más grandes del mundo, formado por maizales y girasoles.

Este laberinto está planteado como un desafío, por este motivo cambia de forma cada año para representar un nuevo reto a los cerca de 100 mil visitantes que acoge anualmente. Abrió sus puertas en 1996 y se tarda aproximadamente una hora en llegar al corazón de esta estructura. Eso sí, asegúrate de visitarlo en primavera o verano, ya que el resto del año está cerrado (sus paisajistas están ideando nuevos diseños más complejos para ponerlo cada vez más complicado a los visitantes).

Aprovecha además que está situado en plena región del Loira, donde además podrás visitar sus atractivos turísticos, como sus castillos o sus bodegas. Y si lo consigues, nos cuentas el secreto para llegar al centro de este laberinto.

Laberinto de Villapresente, Cantabria (España)

Emilio Pérez, un operario de Montes, y su hija, han creado este mismo año un inmenso laberinto en Cantabria. El recorrido alcanza los 5 kilómetros, así que avisamos que se agradece calzar zapatos cómodos. También, para tu tranquilidad te aventuramos que, a pesar de que el recorrido se puede prolongar hasta los 180 minutos, existen salidas de emergencia para los que menos paciencia tienen.

Con una extensión de más 5.000 metros cuadrados y cerca de 4.000 cipreses, es el laberinto más grande de España y por sus dimensiones no deja indiferente a ninguno de sus visitantes. Te advertimos de que sólo está abierto (de momento) en primavera y verano. No vas a encontrar un plan más divertido para hacer en grupo.

Cada uno de estos  laberintos con sus estilo ornamentales, merece la pena conocer, y que, además, están ubicados en lugares especialmente interesantes.

Suerte al momento de visitar  estos laberintos, prepara tu agenda para el proximo viaje….