Seleccionar página

“Señoras y señores, nos estamos preparando para el despegue. Coloque sus asientos en posición vertical y mantenga las persianas levantadas”.

Usted a regañadientes cumple. ¿Pero por qué?

Al igual que con la mayoría de las cosas que suceden a bordo de un avión, hay una buena razón para ello, y esa razón tiene que ver con la seguridad de todos los que están a bordo.

En caso de una emergencia, un asiento reclinado podría retrasar una evacuación de los pasajeros. Le da a la gente que está detrás de usted menos espacio maniobrar. Esta es también la razón por la que los pasajeros deben subir las bandejas. Debido a que el 45 por ciento de los accidentes fatales ocurren durante el despegue o el aterrizaje, el personal de cabina implementa esta política durante estos momentos cruciales.

Los pasajeros frecuentes saben que también deben levantar sus persianas. Pero tal vez este paso sea un poco más confuso. Después de todo, una persiana baja no ocupa más espacio en la cabina del avión. Sin embargo, cuando la tripulación atenúa las luces para el despegue, las persianas abiertas permiten que la luz natural ingrese a la cabina. Esta iluminación natural permite a los pasajeros orientarse mejor durante una evacuación de emergencia. Pero mas importante aun permiten visualizar cualquier situación que se presente en la afueras del avión ya sea con los motores, u otras eventualidades.

Si bien algunos procedimientos operativos estándar pueden parecer arbitrarios, casi siempre existe una buena razón de seguridad, y se requiere que todos los tripulantes de cabina lo sepan. No dude en pedirle a la tripulación de cabina más explicaciones sobre las instrucciones de seguridad en su próximo vuelo, mientras no estén ocupadas asegurándose que todos estén seguros y listos para el despegue.